viernes, 17 de julio de 2009

¿Separar para enseñar?

Según un análisis del Informe Pisa (la mayor base de datos internacional sobre alumnado de 15 años), las chicas en general, sacan mejores notas en lectura, y los chicos, en matemáticas. Aunque este informe no avala que las capacidades de aprendizaje de alumnos y alumnas sean distintas, existen organizaciones que sí lo hacen, como la Asociación Europea de Centros de Educación Diferenciada.

Otro estudio denominado ¿Preparados igualitariamente para la vida? Muestra resultados escolares de chicos y chicas de 15 años, elaborados por la OCDE, señala que no existen prácticamente diferencias salvo en la lectura. Por lo tanto, a pesar de los diversos estudios y teorías que puedan avalar la educación separada, no existen o no se ha demostrado científicamente, que existan diferencias cerebrales biológicas entre alumnos y alumnas. Se trata pues, de causas de motivación o interés según indica la OCDE.

Os exponemos algunos datos del informe Pisa:

- Las chicas obtienen 38 puntos más en lectura que los chicos sobre una media de 500.
- En matemáticas los chicos consiguen 11 más que ellas.
- En ciencias son muy parecidos. Ellos identifican con más pericia los fenómenos científicos pero ellas los explican mejor.
- Hay actitudes y motivación tras las diferencias en matemáticas y lectura. En ciencias, donde no hay apenas diferencias, tampoco las hay en el nivel de motivación.
- En los colegios separados las distancias se reducen drásticamente si se tiene en cuenta el contexto sociocultural de alumnas/os y escuelas.

Estos datos pueden ser importantes, pero si no realizamos estudios cualitativos y los curriculums ocultos, es decir, qué se fomenta en clase a los chicos y qué a las chicas, la atención que reciben unas y otros, los modelos que tienen en el aula y en los libros (casi inexistentes en el caso de la chicas), no podremos realizar un buen análisis de la discriminación a la que hacen frente las chicas en las aulas y a pesar de la cual, siguen siendo, en términos generales, mejores estudiantes que los chicos.

Las Igualias creemos que estudios cualitativos, sí, pero con un análisis cualitativo con enfoque de género. ¿Que piensas tú?

Foto: blog educastur
Noticia fuente: El Páis

9 comentarios:

pena dijo...

Como profesora de secundaria este planteamiento me parece aterrador. Mi experiencia de aula: chicas superinteligentes y chicos superinteligentes, chicas que les cuesta más, chicos que les cuesta más, chicas a las que les falta un pelin de impulso, chicos a los que les falta un pelín de impulso, la única diferencia es una cultura todavia marcada en el dominio social masculino, el amor, el sexo, la utilización del cuerpo femenino como mercancia, que distorsiona las mentalidades y produce percepciones equivocadas del poder entre hombres y mujeres. La separación una aberración, si ya tenemos problemas por el modelo distorsionado que nos ofrecen los medios de comunicación, separad@s nunca romperemos estos estereotipos. Saludos.

Anónimo dijo...

Es curioso, Pena. Reconoces la presencia en la escuela mixta de los estereotipos, del dominio masculino, de las percepciones equivocadas de poder, la utilización del cuerpo femenino como mercancía... Y acabas hablando de que separar es una aberración. Lo que tengo claro es que separando no hay lucha de poder, no hay dominio masculino, la no presencia del otro sexo evita estar siempre pendiente de lo que marcan los estereotipos... Tu conclusión no me parece coherente, más cuando la separación escolar es una de las estrategias que proponen hoy muchas feministas para acabar con esos problemas que describes.

Anónimo dijo...

Buenas,

Es cierto que algunas feministas proponen la separación por sexos en las escuelas, al igual que muchas corrientes religiosas ultraconservadoras. Pero también es cierto que la mayoría de las corrientes feministas propugnan la coeducación y no la segregación en las escuelas como herramienta educativa. Desde luego la escuela mixta no es la solución ya que reproduce roles y estereotipos, así que tendremos que deconstruir para poder generar nuevos espacios compartidos entre los distintos sexos.
Con la segregación no hay lucha de poder, porque no ha convivencia, ni intercambio, se están creando espacios ficticios donde se separan aún más las visiones de unos y otras.

Esto no quiere decir que niegue la importancia de espacios solo de mujeres, pero para algunas cosas, no para la educación de las niñas y los niños, donde tienen que aprender a relacionarse en igualdad.

Susana dijo...

Hola
Me parece muy interesante porque son estudios que normalmente no se hacen. Si no valoras el por qué de las puntuaciones, de qué sirve hacer los test.

Es muy difícil medir la incidencia del machismo en un aula, y más aún cambiarla. Yo creo que la solución no es separar a los estudiantes, y sin embargo, dejarlos juntos es perjudicial para el rendimiento de las mujeres.
Osea que por una parte aulas separadas ayuda a las mujeres en los estudios, pero dificulta las relaciones de igualdad.

Me parece muy complicado y muy injusto. Aunque sólo darse cuenta de ello ya es una mejora.

Encina dijo...

Hola,
Creo que este debate trata de un tema fundamental que se plantea desde la coeducación: la posibilidad de espacios diferenciados. Entiendo que no se habla de una educación totalmente segregada sino de tener la opción de, en algunos momentos y para tratar determinados temas, separar a chicas y chicos. Personalmente, me hubiera encantado tener esos momentos cuando iba al colegio porque mi manera de estar en un grupo mixto o sólo de chicas era (y es) totalmente distinta. Reconocer las distintas identidades que nos conforman, incluida la sexual, creo que no es algo negativo sino más bien algo fundamental. ¿No creeis?

nuvol dijo...

Tanto niñas como niños deben aprender a CONVIVIR. Aunque tal vez, pueda ser eficiente un reajuste de espacios en determinadas materias.

bajounsolerrante dijo...

Estoy de acuerdo con nuvol. A mi modo de ver, no sé en qué puede beneficiar la segregación por sexos, sinceramente. Más si tenemos en cuenta que la tendencia actual es a posibilitar, siempre que sea posible, la convivencia en el aula de todos los alumnos, cualesquiera que sean sus circunstancias. Me da la impresión que, demasiado a menudo, se confunden la falta de medios en educación con el fracaso real de un sistema.

xnipereye dijo...

Me viene a la memoria un capitulo de los Simpson en donde la escuela primaria es dividiva para niños y para niñas por una feminista radical.
En la parte de las niñs la educación consistia principalmente en motivación personal, y en la de los niños matematicas. Claro esta que es solo una parodia, pero ya en serio.
¿Como se puede llevar a cabo una igualdad entre los sexos cuando no se conocen desde pequeños? En el mas perverso de los casos, tanto niños como niñas tendrán una imagen muy maleada del sexo opuesto por parte de sus profesores.

Susana dijo...

Hola.

Yo siempre he pensado que es retrógrado y un atraso separar por sexos en los colegios. Creo que es necesaria la integración.

Pero lo que es injusto, es que actualmente existe un sexismo en aulas, instituciones, profesorado e incluso libros de texto. Las niñas sufren discriminación porque el sistema es machista.

No sé si la solución es separar o no, espero que no. Pero lo qeu es urgente es que se empiezen a cambiar las relaciones, que no den más espacio a los chicos, que no se perpetúen los estereotipos machistas, ni bromas, ni comentarios, ni lenguaje sexista. Que no se permitan prejuicios , ni violencias verbales.
Que no sean los propios padres los que inculquen estas desigualdades.

El problema no es separar o no al alumnado, sino empezar con la igualdad real con lo que hay, con lo que tenemos ahora.
Dejar de teorizar, y actuar. Y que cada persona se responsabilize de su parte.